Dios creó al hombre para cuidar al gato y a los veterinarios para arruinar al hombre.