¡Quién podría creer que no hay un alma tras esos ojos iluminados! Theophile Gautier.