HISTORIAS DE HOY EN DÍA.-

 

Con la iglesia hemos topado. 5 pequeñas historias

 

1) El cura serrano:

        

 

 

 

 

 

 

 

 

Un cura de Zaragoza es enviado a un pueblecito de la Sierra de Albarracín.

Pasado un año, el obispo de Teruel va a visitarlo y le pregunta: 

- ¿Qué tal padre Florencio, cómo le va por aquí? 

- Bueno, si no fuera por mi rosario y mis dos whiskys diarios, estaría perdido.

A propósito, excelencia ¿le apetece  un whisky? 


  -Sí, por favor, faltaría más

 

-¡Rosario, vida mía! ¡tráele un whisky al señor obispo!

 


 

2) "Ave María"

 

Una solterona se entera que una amiga suya había quedado embarazada sólo con un "Ave María "

en la Iglesia de un pueblo vecino. Unos días después decide ir a esa Iglesia con el deseo de quedar

encinta al igual que su amiga. 


- Buenos días padre, saluda la solterona.

 
- Buenos días hija, ¿en qué puedo ayudarte?

 
- Mire usted padre,  me he  enterado que una mi amiga vino aquí y quedó embarazada con un

Ave María... 
 

Al escuchar aquello, el cura esbozó una leve sonrisa y comentó:

- No hija... fue con un Padre nuestro, pero ya lo echamos.

   
   


 

3) No debemos joder a los "amigos"

 

El cura de la iglesia decía en su sermón:

  - Queridos feligreses: ha llegado a mis oídos el rumor de que se ha instalado cerca de la iglesia una

 casa de esas, de mala reputación, donde trabajan mujeres de la vida. Pues bien, sepan que alguna de

 esas mujeres les puede contagiar una enfermedad venérea y luego, ustedes llegan a sus hogares y se

 la pasan a sus esposas... ¡y ahí sí que nos jodemos todos

 


 

4) ¡Qué  bueno que es poder elegir!


  Un testigo de Jehová se sienta junto a un lepero en un vuelo Sevilla-Tenerife.


  Cuando el avión ha despegado empiezan a repartir bebidas a los pasajeros.


  El lepero pide una copita de ron, que amablemente le sirve la azafata.

 


  Acto seguido, la azafata le pregunta al testigo de Jehová si quiere beber algo. 


 Sensiblemente ofendido el hombre replica con mal tono y alzando la voz:


 - "Prefiero ser raptado y violado salvajemente por una docena de prostitutas antes que una gota de

 alcohol toque mis labios".


  El lepero, cariacontecido y sorprendido con lo que acaba de escuchar, le devuelve la copita a la

 azafata y dice: 


  - "Yo también prefiero lo que ha pedido este señor. No sabía que se podía elegir"

 


 5) Pena de muerte

 

      

 El condenado espera la hora para su ejecución cuando llega el cura:


   - Hijo mío, he venido a traerte la palabra de Dios.


   - Pierde su tiempo, padre. Dentro de poco voy a hablar personalmente con él...  ¿Quiere que le dé 

algún recado?