No existe mejor psiquiatra en el mundo que un cachorro lamiendo tu cara.

 Ben Williams.