Esto es un tío que va a visitar a un amigo y se lo encuentra jugando al ajedrez:

- Pero tío, ¡este perro es inteligentísimo! ¡vale una fortuna!


 

- No te creas, le he ganado tres partidas de cinco que hemos jugado.