Dos amigos van al Zoológico, y al pasar frente al león, éste se pone a rugir.

      

 Uno de ellos dice:

- ¡Larguémonos!

y el otro le contesta:

- Vete tú, si quieres. Yo me quedo a ver la película.