La tranquilidad perdida

 

Felipe pregunta a su papá:

- Oye papi, ¿qué tenían los jugadores de ajedrez cuando todavía no habían ordenadores, Internet y CD-ROM con aperturas y finales? 

- La paz, hijo mío, la paz.