Aquellos dos “peones” parecían reumáticos, avanzaban doblados.