En las llegadas de las pruebas automovilísticas, quien levanta la bandera a cuadros blancos y negros debería ser ajedrecista.