.- Aquel Rey era tan celoso, tan celoso,  que no se  quería enrocar por seguir al lado de su Dama.



.- Eso de “comerse” una Dama es un léxico salvaje que da al juego un carácter  antropofágico. Lo único que debería comerse son los "Caballos", y sólo en caso de verdadero apuro.