Hora de confesión:

Oiga, señor cura, ¿es usted el que dicen que aparta las mujeres del mal?


- Sí, hijo, así es.


- ¡Pues apárteme un par para este sábado!