Problema de logística  

 


 

Un agricultor lleva su camioneta al mecánico para que se la arreglen. Como no iban a poder repararla

 enseguida, decide volver andando a su finca, que distaba tan sólo a 4 km. del pueblo.

 



Antes de salir del pueblo, se detiene en la ferretería a comprar un cubo y un bote de pintura. Luego

 pasa por la carnicería y compra 2 pollos y una paletilla de cordero. Pero al salir de la carnicería, se da

 cuenta de que tenía un problema: ¿cómo llevar a su casa todo lo que había comprado?

 
 

Mientras se rasca la cabeza, se le acerca una ancianita, que pasaba cerca de la tienda. Le comenta

 que se ha perdido y le pregunta:


-Buenas tardes buen hombre, ¿me podría decir cómo puedo llegar al “cortijo de los Serrano”?


El hombre le contesta:


- Sí señora, lindan con mi finca. Con mucho gusto la acompañaría hasta allí, pero es que  he comprado

un montón de cosas, no tengo la furgoneta y no sé cómo podré llevarlo todo a casa.
               

 

La anciana le dice:


- ¿Por qué no pone el bote de pintura dentro del cubo, agarra éste con una mano, se pone un pollo

debajo de cada brazo y lleva el cordero con la otra mano?


- ¿Sabe que tiene razón?,
-le contesta el hombre, y empiezan a caminar.

 

A los cinco minutos, el hombre comienza a sudar y le dice a la anciana señora:


- Será mejor que echemos por un atajo que pasa por ese monte. Así nos ahorramos un montón de

 caminata.

 

La vieja lo mira cautelosamente y le dice:

 


- Yo soy viuda y no tengo un marido que me defienda. ¿Cómo sé que usted, cuando entremos al monte,

no me va a poner contra un árbol y me va a violar?



El hombre, sorprendido por lo que acababa de escuchar, le contesta:


-¡Por Dios santo, señora, llevo encima un cubo, un bote de pintura  de 5 litros, dos pollos y un cuarto

 de cordero! ¿Me quiere decir cómo hago yo para ponerla contra un árbol y violarla?

 

A lo que la viejecita, con sonrisa en el semblante, responde:


-
Muy fácil amiguito, ponga el cordero en el suelo, tápelo con el cubo, ponga la

 pintura encima del cubo y yo le sostengo los pollos. Ande cojamos el atajo y no

 perdamos más tiempo que se está poniendo el Sol.