Una auténtica bomba y no de relojería precisamente.