Al final, todas terminan pasando por el aro, pero hay que ver lo que les cuesta darnos la razón.