Está bien ser abstemio, pero con moderación.