Los psiquiatras están cobrando precios de auténtica "locura".