Toda cuestión tiene dos puntos de vista: el equivocado y el nuestro.