Sólo quien ha comido "ajo" puede darnos  palabras de "aliento".