Hay estudiantes a los que les desmoraliza ir al hipódromo y ver que hasta los caballos logran terminar su carrera.